domingo, 20 de mayo de 2012

El nombre del viento

Bueno, a ver si lo he entendido bien. ¿Buscas a un caballero para que te lleve a pasear esta noche?  
Denna compuso una sonrisa y me miró de soslayo.  
—Sí, más o menos.  
—Qué mala suerte —dije con un suspiro—. Porque yo no soy ningún caballero.  
La sonrisa de Denna se ensanchó.  
—Pues a mí sí me lo pareces.  
—Me gustaría parecerlo más.  
 —Pues llévame a pasear.  
—Eso me complacería enormemente. Sin embargo... —Reduje un poco el paso y adopté una expresión más seria—. ¿Qué pasa con Sovoy?  
—¿Ha reivindicado sus derechos sobre mí? —dijo ella borrando la sonrisa de sus labios.  
—No, no es eso. Pero existen ciertos protocolos con relación a...  
—¿Un acuerdo de caballeros? —preguntó ella con mordacidad.  
—Más bien honor entre ladrones.
Denna me miró a los ojos.  
—Kvothe —dijo, muy seria—, róbame.  
Hice una reverencia y un amplio ademán con el brazo.  
—A sus órdenes.

1 comentario: